Toneladas y Terabytes: las nuevas empresas de ingeniería

2

Cuando se repasa la cadena de valor del sector industrial y las posibilidades que la digitalización ofrece quizá puede dar la sensación de que hay uno de los eslabones más importantes, por la posición que ocupa y por el valor que crea, por el que se pasa de puntillas para ir en seguida al propio proceso productivo u operativo. Este eslabón es en el que se encuentran la empresas de ingeniería.

Las empresas que definen, diseñan y muchas veces construyen las infraestructuras industriales e integran la tecnología requerida no están participando lo que sería deseable en los esfuerzos sectoriales de impulso, revitalización e innovación.

Sin embargo este aparente retraso o falta de visibilidad es a la vez una gran oportunidad ya que mucho del trabajo necesario ya está hecho y las ingenierías pueden empezar directamente a explorar soluciones y enfoques que comiencen a repercutir positivamente en su negocio desde el primer momento. Muchas de las tecnologías y modelos de uso de esta segunda gran oleada de digitalización está ya listas para aplicarse a lo largo de toda la creación de valor de las ingenierías: definición con el cliente, diseño, construcción, integración y, para algunas de ellas, operación.

Definición

Orientación al cliente y al cliente del cliente

La definición del proyecto que se entregará se debe hacer en estrecha colaboración con el cliente, y justamente en las relaciones con el cliente es donde la transformación digital es más madura y lleva produciendo resultados muy positivos durante más tiempo. Apalancarse en tecnologías como la analítica de datos, los entornos inmersivos de realidad virtual o en metodologías ágiles de definición de problemas y soluciones son algunas de las cosas que las ingenierías deben plantearse como iniciativas prioritarias en la relación con sus clientes y las primeras actividades del proyecto.

Asímismo, la ingeniería aportará un valor diferencial a su cliente si puede ayudarle aguas abajo de su organización, es decir, a crear valor para sus propios clientes desde la propia definición del proyecto.

Diseño e ingeniería

Digital first – primero digital

Desde los años 80 y 90 del último siglo los sistemas CAD se generalizaron en sus formas más sencillas o más complejas dependiendo del sector y del tipo de cometido que realizaban y hasta ahora eran la respuesta por defecto a la cuestión de si las empresas de  ingeniería estaban haciendo lo debido en su transformación digital. “Todo lo hacemos en ordenador” se sentenciaba, y ahí acababa la discusión sobre digitalización.

Pero en los últimos años los desarrollos en computación en nube, en almacenamiento y tratamiento de datos (tanto en aumento de capacidad como en abaratamiento y flexibilidad de modos de uso, sin grandes inversiones asociadas a compra de equipos), en hardware de simulación y en conectividad han desencadenado grandes oportunidades adicionales en el campo de la simulación de entornos y procesos complejos, modelización de infraestructuras enteras y escenarios, prototipado rápido en digital y en físico, geomediciones y balización automatizadas…

Estas tecnologías y herramientas pueden por una parte, abaratar fases más tardías del proyecto (en caso de simulaciones y prototipos digitales de infraestructuras, procesos y funcionamiento de las plantas, refinerías o edificios o en el caso de automatización de tareas) y por otra añadir valor al producto final (una gran cantidad de datos utilizables durante toda la vida de las instalaciones, en permanente actualización durante el funcionamiento, formando un modelo digital completo al que pueden acceder con permisos y niveles diferentes todos los implicados en el ciclo de vida).

El camino al Model Based Project y al Model Based Enterprise pasa por una apuesta decidida de las ingenierías para, apalancándose en su personal tecnólogo y en su experiencia, transformarse en los generadores y diseñadores de algunos de los datos más importantes para la cadena de valor industrial.

Construcción

Tecnología embebida – digital ready

En la construcción la digitalización impacta a dos niveles, en primer lugar en el propio proceso constructivo: capacidades de localización y gestión en tiempo real de toda la maquinaria y activos, la construcción aditiva (impresión 3D para obra civil), la capacidad de modificación en tiempo real de planos tanto de oficina a obra como de obra a oficina, la tecnología de apoyo a los operarios (movilidad, wearables, …), el acceso seguro a zonas peligrosas con UAVs o drones, etc… hace que la construcción se haya transformado y que las ingenierías y contratistas deban incorporar capacidades que quizá hace poco tiempo parecían adecuadas para otros sectores, pero no para el de la construcción.

Por otra parte, las necesidades digitales del cliente conllevan que las instalaciones deben ser digitales desde su propia construcción: una gran cantidad de infraestructura digital que puede ir embebida en los edificios y localizaciones (sensores embebidos en los elementos constructivos, inteligencia ambiental, facilidades para la integración posterior con las instalaciones) y todo el modelo de explotación de los datos que se generarán con esa capa lógica son lechos de valor que la empresa de ingeniería o construcción puede ofrecer a su cliente y que muchos clientes ya están reclamando.

Integración

Servicios de valor

A la hora de realizar las instalaciones, tanto de servicios generales (ventilación, calor y frío, vacío, gases, electricidad a distintas tensiones, red de comunicaciones), como de la propia tecnología industrial, las ingenierías tienen la oportunidad de no ser meros instaladores e integradores de productos de terceros, sino que en su posición privilegiada de orquestadores de tecnologías cada vez más complejas y con mayor capacidad de interacción, pueden diseñar y ofrecer servicios de alto valor a sus clientes basados en el conocimiento de esas tecnologías, de sus interfases y de la explotación de sus datos de funcionamiento. Una ingeniería debe estar preparada para interconectar de manera continua todas las fuentes y flujos de datos de una gran instalación industrial de forma útil (esos datos se deben poder usar para mejorar el negocio industrial) y segura. Y debe poder ofrecer servicios añadidos relacionado con el uso y aprovechamiento de esos datos apalancándose en su conocimiento del sector.

Las ingenierías se enfrentan a una oportunidad única de posicionarse como los proveedores fundamentales de servicios de tecnología digital relacionada con la industria y la obra civil. Sin embargo, de no aprovechar estas oportunidades, pueden ver su cadena de valor troceada y repartida por nuevos entrantes más ágiles o incluso provenientes de otros sectores. La gestión de los Terabytes será tan importante como el desplazamiento de toneladas de tierra o la conexión de kilómetros de tubería o de cable.

 

 

Share.

2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo en la tesis que defiende el artículo, en el cual incluiría a la arquitectura, en el sentido que apunta el mismo.
    En mi opinión, hay que señalar una circunstancia crítica para poder llegar a una respuesta óptima por parte de la industria de la construccion entendida en el conjunto de su cadena valor. Es imprescindible reducir al máximo la distancia existente hoy entre la fase de diseño y la de producción. La digitalización ayudará a una mejor respuesta pero será muy parcial si no se reduce esa distancia. Para ello hay que prescindir de sectarismos interesados y poner el objetivo en la mejora de la respuesta que, como industria, como sector, ofrecemos a la Sociedad. Mientras los actores de la fase de diseño y los de la de producción sigan sino entender la necesidad de confluir desde el minuto cero del ciclo de vida de un producto de construcción, el concepto industria 4.0 será un imposible para nuestro sector.

    • transformacionindustrial on

      No podemos estar más de acuerdo contigo, Enrique. La integración del diseño, la producción y los servicios posteriores (mantenimiento, renovación, etc…) es fundamental.
      Pensamos, además, que la digitalización puede contribuir grandemente a esto, y de hecho ya lo está haciendo, posibilitando que haya un modelo digital que se comienza a crear en la etapa de diseño pero que se alimenta de los datos del resto de etapas del ciclo de vida del producto, edificio, etc… Este modelo es la herramienta que permite unir a equipos de diseño, construcción – producción y mantenimiento y que se mantiene vivo y potencialmente cambiante durante todo el ciclo de vida.
      Tecnológicamente es ya una realidad, pensamos que las barreras fundamentales son organizativas y de mentalidad de las personas. Los silos actuales ya no responden a la realidad ni del negocio ni de la tecnología ni del uso final. Hay que repensar el interior de las organizaciones para que las posibilidades tecnológicas se traduzcan en mejoras palpables para empresas, profesionales y usuarios.

Leave A Reply